Plata coloidal para tratar distemper (moquillo) y parvovirus

El moquillo y el parvovirus son las dos enfermedades caninas más temidas y para las que más se vacuna.

La vacunación ha sido muy criticada durante los últimos años. El precio elevado, la codicia de algunas compañías farmacéuticas, las excesivas revacunaciones, y quienes opinan que son más los efectos secundarios que los beneficios, han provocado que el enfado de muchos amantes de los perros sea mayor que el miedo a que sus animales contraigan enfermedades.

Es importante señalar que varias enfermedades infecciosas, como el moquillo, el parvovirus, la leptospirosis, la hepatitis infecciosa canina, la rabia, la tos de las perreras, o la enfermedad de Lyme, solo se han conseguido controlar gracias a estrictos protocolos de vacunación. Las vacunas protegen a tu perro de bacterias y virus altamente contagiosos, y por lo tanto, reducen el riesgo de infección y la cantidad de casos mortales relacionados.

Cabe remarcar que  los perros pueden tener moquillo o parvovirus aun estando vacunados contra ello, ya sea por coinfecciones, alteraciones inmunológicas, susceptibilidad genética, o protocolos de vacunación incorrectos, por ejemplo. Igualmente, la vacuna es una excelente manera de prevenir estas enfermedades, aunque no evite al 100% el riesgo de que el animal se contagie.

De todas formas la decisión radica en cada uno, y podés decidir darle a tu perro las vacunas mínimas, un programa completo de vacunación, nosodes, o ninguna de las anteriores. Lo que sí, consideramos que la mejor cura es la prevención y la estimulación del sistema inmunológico de los cachorros, para comenzar, a través de una alimentación de calidad y la administración diaria de plata coloidal para mantener los virus, parásitos y bacterias a raya.

Si decidís no vacunar a tu cachorro – que es algo por lo que muchas personas están optando a causa de los problemas de salud asociados a la vacunación – es importante sopesar los riesgos y tomar medidas preventivas. Tené siempre a mano un kit de primeros auxilios homeopático, una buena cantidad de plata coloidal, y un frasco de probióticos para perros por las dudas.

¿Qué es el Distemper o Moquillo Canino?

El distemper o moquillo canino es una enfermedad multisistémica grave, contagiosa y potencialmente fatal causada por el virus del moquillo canino (CDV en sus siglas en Ingles). Este virus puede provocar graves problemas gastrointestinales, trastornos respiratorios (como tos fuerte, secreción de pus en ojos y nariz) y hasta convulsiones y parálisis (conocido como el moquillo nervioso). Además de perros, puede infectar hurones y muchos animales salvajes incluyendo mapaches, zorrinos, visones, comadrejas, zorros y coyotes. La tasa de mortalidad puede alcanzar el 50%, y los animales que se recuperan a menudo quedan con discapacidades permanentes. No existe un tratamiento eficaz.

Si bien la enfermedad es menos común de lo que era antes de las primeras vacunas efectivas en la década de 1960, el distemper todavía está presente en poblaciones de animales silvestres que pueden tener contacto con animales domésticos.

El período de incubación del virus de distemper (CDV) es típicamente de 1 a 2 semanas, pero puede durar hasta 5 semanas. El virus de distemper canino es diseminado a través de todas las secreciones corporales.

Síntomas del Distemper:

El primer signo clínico en perros infectados normalmente es una secreción acuosa o purulenta de los ojos llorosos. Otros signos adicionales iniciales incluyen:

  • Fiebre
  • Secreción nasal
  • Tos
  • Letargo (cansancio)
  • Disminución del apetito
  • Vómitos
  • Diarrea

En etapas posteriores, la enfermedad afecta el cerebro y los nervios y los perros pueden mostrar los siguientes signos clínicos:

  • Contracciones o movimientos de masticación de “chicle” en la cual aparecen espasmos repetitivos de la mandíbula
  • Convulsiones
  • Comportamiento agitado
  • Parálisis

El diagnóstico de la infección con el virus de distemper canino es difícil porque hay pocas pruebas fiables de la enfermedad en las etapas iniciales y los signos clínicos pueden confundirse con los de otras enfermedades, como la tos de las perreras. En general, el diagnóstico se basa solo en los signos clínicos.

El tratamiento se limita a la atención de apoyo: proporcionar fluidos, administrar medicamentos para reducir los vómitos y la diarrea, y prevenir  infecciones subsecuentes, como la neumonía.

Existe un estudio científico que indica que el tratamiento del distemper canino con plata coloidal proporciona una tasa muy alta de recuperación sin secuelas, especialmente cuando se administra en las primeras etapas. Lógicamente, la eficacia baja en perros con síntomas neurológicos.

¿Qué es el parvovirus?

La parvovirosis es causada por el parvovirus canino, un virus altamente contagioso y resistente que afecta especialmente a cachorros que aún están desarrollando su inmunidad, aunque puede afectar a perros de cualquier edad, aun estando vacunados.

Se trata de una enfermedad altamente  letal que afecta principalmente a los intestinos, y son susceptibles a sufrirla todo tipo de miembros de la familia Canidae, como los lobos o coyotes.

Es diseminado a través de todas las secreciones corporales. Tiene predilección por instalarse en células de reproducción rápida como las intestinales, los tejidos del sistema inmunológico o los tejidos fetales. En los casos más graves puede llegar a atacar el músculo cardíaco, lo que supone la muerte súbita.

La presencia del virus en el intestino del perro hace que éste sea más susceptible a sufrir una infección bacteriana. Además, si el tejido epitelial está dañado, las bacterias pueden pasar a la sangre, provocando una infección generalizada.

Los síntomas del parvovirus canino son:

  • Disminución del apetito
  • Vómitos severos
  • Letargo (cansancio)
  • Diarrea abundante y sanguinolenta
  • Fiebre
  • Rápida deshidratación
  • Debilidad
  • Puede entrar en shock debido a la pérdida de fluidos
  • Se puede ver afectado el corazón

Generalmente hablamos de síntomas similares a los que provoca una gastroenteritis, por lo que muchas veces se confunde y se detecta de forma tardía. También es posible confundir los síntomas de la parvovirosis canina con algunos de los síntomas de envenenamiento en perros. El diagnóstico definitivo requiere pruebas de laboratorio y fecales.

Es importante notar que todos estos síntomas (vómitos, diarrea, fiebre o decaimiento entre otros) provocan una deshidratación muy rápida del animal, por lo que se debe empezar el tratamiento cuanto antes.

No existe ningún tratamiento 100% efectivo para combatir el parvovirus. Aun así, es importante empezar apenas aparecen los primeros síntomas, ya que la mayoría de las muertes ocurren dentro de las 48 a 72 horas, y el principal objetivo es combatir la deshidratación y el desequilibrio electrolítico, controlar el vómito y la diarrea, y prevenir infecciones secundarias.

Es decir, que no existe un medicamento específico o un tratamiento holístico específicamente disponible que remedie inmediatamente la situación. No hay nada que pueda simplemente matar el parvo en un perro infectado excepto, tal vez, la plata coloidal. El tratamiento entonces consiste en estimular los órganos y sistemas corporales de nuestra mascota hasta que su respuesta inmunológica pueda vencer la infección, para lo cual la plata coloidal también ayuda.

Recomendamos acudir a un veterinario holístico, sobre todo si no se está familiarizado con el tratamiento en el hogar, para determinar qué terapias naturales son más útiles y recomendables para nuestra mascota enferma, y si es mejor considerar la internación hasta que el perro esté estable.

Utilizando plata coloidal para curar el moquillo y el parvovirus

Si bien no existe ningún respaldo clínico o veterinario sólido o evidencia clara de que la plata coloidal realmente pueda curar el moquillo y el parvovirus en los perros, existe una gran cantidad de evidencia anecdótica de que funciona o al menos ayuda a muchas, muchas mascotas a recuperarse rápidamente.

La verdad es que muchas personas han estado usando plata coloidal en sus cachorros y perros con parvo o moquillo durante años con resultados asombrosos y, a menudo, con gran éxito.

Nuestra plata coloidal Emuná de 15 ppm puede administrarse oralmente varias veces al día hasta que el apetito del cachorro vuelve a la normalidad y los síntomas desaparecen por completo. Esto puede llevar desde un par de días hasta dos semanas. Si es necesario, en estos casos, los primeros días puede administrarse hasta 4 o 5 veces al día.

En el caso del parvo, algunas personas incluso insertan un poco de plata coloidal con una jeringa o un enema por el ano. Es ciertamente la forma más rápida de llegar a algo que se aloja en el intestino.

La plata coloidal no es una cura “garantizada” para el moquillo o el parvo en perros, pero incluso muchos de los perros tratados por veterinarios alopáticos perecen a causa de estas enfermedades. Sin embargo, la evidencia que existe del poder viricida de la plata es significativa.

Estos virus pueden ser aterradores para los que tenemos mascotas, pero la buena noticia es que muchos usuarios experimentados de plata coloidal han reportado gran éxito en curar a sus cachorros y perros enfermos, una y otra vez.

La hidratación es clave

Cabe remarcar que absolutamente todos los usuarios de plata coloidal hacen hincapié en que la parte más importante del tratamiento para el moquillo, el parvovirus, o cualquier otra enfermedad que implique diarrea y vómitos, es la hidratación.

El hecho de que un animal tenga suficiente agua en su sistema determina el flujo de nutrientes, alimentos y residuos a través de su cuerpo.

Para esto, se pueden conseguir sales rehidratantes o bebidas isotónicas para mascotas en las veterinarias, o también pueden seguir esta receta que les compartimos de suero casero para tratar perros (o gatos) deshidratados.

  • 1 litro de agua mineral natural.
  • 3 cucharadas soperas de azúcar.
  • 1 cucharadita pequeña de sal.
  • 1/2 cucharadita pequeña de bicarbonato de sodio.
  • El jugo de medio limón.
  • 1 gramo de manzanilla (opcional).

Preparación:

  • Herví un litro de agua.
  • Cuando el agua entre en ebullición, apagá el fuego y vertí el agua en un recipiente, como un bol grande.
  • Añadí el resto de los ingredientes y revolvé  bien.
  • En caso de haber agregado la manzanilla, colar.
  • Finalmente, cuando esté a temperatura ambiente, ofréceselo a tu perro (o gato) como sustituto del agua.

Este suero será efectivo durante 24 horas, así que pasadas estas horas tendrás que retirar lo que no haya bebido.

Es normal que, al sentirse mal, no quieran beber. En esos casos, se les puede dar directamente en la boca con una jeringa.

Algunas personas también recomiendan agregar al suero de rehidratación, una cápsula de Lactobacillus acidophilus o una cucharadita de nódulos de kéfir, ya que estos microbios digestivos beneficiosos compiten con los patógenos en el tracto digestivo de nuestro cachorro (inhibición competitiva), previniendo un poco la diarrea, y también ayudando a recomponer el revestimiento natural del estómago e intestino.

Las primeras 24 a 48 hs desde el incio de los síntomas es preferible no darles alimento. Luego de ese tiempo, ya que sus estómagos a menudo no toleran el alimento regular, es recomendable una dieta blanda, en lo posible licuada, como una papilla para bebés, en la que se puede incluir pechuga de pollo (preferentemente a la plancha), arroz, y vegetales cocidos (calabaza, arvejas, apio, manzana, plátano) sin sal. Sino también se pueden comprar suplementos energéticos nutricionales tipo gel que pueden incluso frotarse en las encías del animal en caso de que no quiera comer. Son estimulantes del apetito, y además una fuente concentrada de energía, vitaminas y minerales.

Un tratamiento casero con suero de rehidratación oral no sustituye la supervisión de un veterinario.

Si los síntomas de deshidratación son severos y el animal está muy afectado, es importante acudir de forma urgente al veterinario, ya que en algunos casos es necesaria la reposición de fluidos por vía intravenosa.

Sanitizando el ambiente de nuestras mascotas con plata coloidal

El parvovirus y el moquillo se pueden propagar a través de superficies infectadas, por lo que es importante asegurarnos de que las áreas que frecuenta nuestro cachorro enfermo sean desinfectadas a fondo.

En el caso del parvo, los perros recuperados pueden ser portadores del virus por hasta 30 días después de la desaparición de los síntomas, por lo cual la sanitización es imperativa para evitar la diseminación de la enfermedad.

Afortunadamente, debido a sus poderosas propiedades antimicrobianas, la plata coloidal también puede ayudar a desinfectar el hogar, la cama, los juguetes, el comedero y el bebedero, atomizándola directamente sobre las superficies.

Esto también previene el desarrollo de moho y bacterias, por lo cual también lo recomendamos como rutina preventiva.

Plata coloidal diaria para mascotas saludables

Muchos usuarios experimentados no solo usan la plata coloidal cuando sus mascotas están enfermas con una infección o virus específicos (como el moquillo o el parvo). También la usan, en dosis más pequeñas, como parte de su rutina diaria saludable para mascotas.

Dosificación

Esto es sólo una guía general. Se pueden ajustar las dosis según nuestra observación de la salud de nuestras mascotas individuales.

Si bien la plata coloidal puede adicionarse a la comida o el agua, es recomendable no diluirla y administrarla lo más lejos posible de las comidas. Afortunadamente, al no tener olor ni sabor, no es una tarea difícil.

La siguiente guía aplica a la plata coloidal Emuná de 15 ppm.

Para mantenimiento diario:

Cachorros: 1-2 gotas por día

Gatos adultos y perros pequeños: 3-5 gotas por día

Perros medianos: 5-10 gotas por día

Perros grandes: 10-20 gotas por día

Para mascotas enfermas:

Cachorros: 1-2 gotas dos veces al día

Gatos adultos y perros pequeños: 3-5 gotas dos veces al día

Perros medianos: 5-10 gotas dos veces al día

Perros grandes: 10-20 gotas dos veces al día

Básicamente sería una gota de plata coloidal Emuná 15 ppm cada dos o tres kilos de peso para mantenimiento, un poco más para cachorros (perrunos o gatunos), y una gota cada dos kilos de peso dos veces al día en caso de enfermedad o necesidad de desparasitar.

Además, dale a tu mascota una dosis extra de plata coloidal antes y después de cualquier cirugía. También podés aplicar plata coloidal sobre cualquier incisión o herida para prevenir infecciones.

La plata coloidal puede utilizarse también para tratar y prevenir un amplio espectro de enfermedades, como la tos de las perreras o la leishmaniosis, además de parasitosis internas, afecciones cutáneas como la sarna o la tiña, y hasta incluso indigestiones o el mal aliento.

Mi opinión personal

Cuando mis mascotas están visiblemente enfermas, les doy bastante más plata coloidal que las dosis indicadas arriba, y a veces mantengo esta dosis elevada durante varios días o incluso una semana para cuadros persistentes.

Cuando mis mascotas están bien de salud, de todas maneras les doy plata coloidal para mantenerlas saludables y reforzar sus defensas, pero en la cantidad de mantenimiento indicada en la tabla.

La realidad es que no existe una tabla universal de dosis para mascotas porque las investigaciones para determinar dichas dosis nunca se han realizado. Es decir que, efectivamente, debemos experimentar y ver qué dosis funcionan para nuestras mascotas. Es la desafortunada realidad. Pero la guía mencionada anteriormente nos da un buen punto de partida.

Hay mucha información disponible en internet y las redes sociales acerca del uso de la plata coloidal en mascotas. La mayoría es anecdótica, o sea que proviene de usuarios de plata coloidal con animales. En otras palabras, son estimaciones y tanteos basados en experiencias personales. Esto se debe a que, como dijimos, nadie ha realizado la investigación clínica para determinar las dosis efectivas para mascotas. Entonces, existe una cierta cantidad de conjeturas involucradas en el uso de la plata coloidal para ayudar al cuerpo de nuestros animales a curar infecciones y enfermedades.

Así que muchas de las recomendaciones de dosis para mascotas están compuestas básicamente por lo que las personas han experimentado en sus propios animales, y luego han escrito al respecto.

Generalmente considero las dosis recomendadas como lineamientos generales para comenzar. De ahí, cada uno debe observar atentamente a su mascota para ver si la dosis está funcionando, e incrementarla gradualmente en caso de no observar mejorías.

En conclusión…

Si bien la plata coloidal no es una cura garantizada para el moquillo o el parvovirus, la evidencia anecdótica de su eficacia es significativa, especialmente si también se mantiene al perro infectado hidratado y nutrido.

También su uso cotidiano en nuestras mascotas mantiene su buena salud, y como bien es sabido, no hay mejor remedio que la prevención.

Incorporar plata coloidal a la rutina diaria de nuestros animales no solo es un ahorro en gastos veterinarios, sino que también nos ahorra del estrés emocional que nos implica verlos mal, y nos llena de alegría al verlos sanos y vitales.

6 comentarios en «Plata coloidal para tratar distemper (moquillo) y parvovirus»

    • Hola Analía. La persona que escribe las notas estudió Biología y cursó materias de Medicina Veterinaria. Además, el artículo fue redactado con la asesoría de otras dos personas veterinarias.
      Saludos!

      Responder
  1. Hola! Mi perro esta diagnosticado con distemper y he leído de los beneficios de la plata coloidal PERO me da miedo agregarle estas gotas y que vaya a tener algun tipo de interacción negativa con los antibióticos y demas que ya esta recibiendo! La vet de mi perro es muy buena pero en ciertos aspectos un tanto cerrada a las medicinas alternativas!

    Responder
    • Hola Vanessa! La plata coloidal puede reducir la absorción de algunos antibióticos (derivados de la penicilina y tetraciclinas). Sinceramente, los antibióticos nos parecen excelentes a la hora de tratar infecciones bacterianas, pero cuando se trata de virus, hemos visto a los animales reaccionar mucho mejor a la plata coloidal.
      Muchos clientes y personas que nos consultan por este medio y las redes han denominado la plata coloidal como «la cura definitiva para el distemper».
      Incluso personas que, tras terminar el tratamiento veterinario, ven que sus mascotas no mejoran y al darles plata, se componen rápidamente.
      Te diría que no abandones el tratamiento, pero sí empieces a darle 2 gotas por kilo de peso dos veces al día de plata coloidal 15 o 20 ppm.
      Un abrazo,
      Annette

      Responder

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si seguís navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Haz click en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies