Plata coloidal vs. plata iónica o ionizada

En Emuná Coloidales nos motiva mucho poder dar respuesta a las inquietudes de nuestros clientes y seguidores! Y últimamente varias personas nos consultaron sobre las diferencias entre la plata coloidal y la plata iónica o ionizada, por lo que decidimos elaborar este artículo para las demás personas que puedan tener la misma duda .

Sabemos que en definitiva lo que uno busca es encontrar el producto más útil y a la vez seguro para la salud.

Hoy en día muchos productos y suplementos pueden contener plata en forma coloidal o iónica. Ambas formas se han vuelto populares debido a las propiedades antibióticas de este metal, pero la diferencia entre ellas no es suficientemente comprendida por los consumidores, por lo que vamos a intentar explicarlo de forma sencilla para que puedan tomar decisiones informadas.

Diferencias entre plata coloidal y soluciones de plata ionizada

La plata coloidal contiene pequeñas partículas (nanopartículas) de plata en suspensión hechas de muchos miles de átomos. Una nanopartícula es un millón de veces más pequeña que un milímetro, pero aún así contiene unos cuantos miles de átomos de plata eléctricamente neutros

La plata iónica, en cambio, contiene iones de plata disueltos en agua en lugar de nanopartículas. Un ión de plata es un átomo de plata, desprovisto de un electrón, o sea con una carga eléctrica positiva, lo que lo hace soluble y a la vez muy activo, uniéndose químicamente a casi todo con lo que entra en contacto. Como resultado de esta unión, la plata pierde su reactividad química y deja de ser efectiva. 

Entonces, podemos decir que la ventaja de la plata coloidal es su estabilidad tanto en el agua como en otros líquidos, como la sangre humana, mientras que la plata iónica, por el contrario, es altamente reactiva e inestable, y como resultado, tiene una efectividad limitada. 

Existen otras diferencias entre la plata iónica y la plata coloidal además de su composición. Los estudios demuestran que la plata coloidal es eficaz tanto cuando se aplica tópicamente como cuando se toma por vía oral, a diferencia de la plata iónica. El cuerpo no metaboliza las diminutas partículas de plata que se encuentran en la plata coloidal. Esto a su vez facilita que el cuerpo las excrete, previniendo la acumulación de partículas de plata en el cuerpo. El riesgo de contraer argiria al tomar plata coloidal en comparación con la plata iónica es prácticamente nulo.

¿Qué es la plata iónica?

La plata iónica es un suplemento más común en comparación con la plata coloidal. De hecho, muchos productos a base de plata, a veces etiquetados como plata coloidal, contienen en realidad una mezcla de nanopartículas e iones de plata. Entonces, como se explicó anteriormente, la plata iónica consiste en iones de plata disueltos en – generalmente – agua, y la solubilidad de los iones se debe al electrón que les falta. Son los electrones externos de un átomo los que determinan sus propiedades físicas.

La plata iónica es capaz de matar patógenos, ya que los iones de plata en la solución pueden «robar» un electrón extra cuando entran en contacto con las células del cuerpo (profundizaremos en esto más adelante en el artículo). Pero también, la solución de plata iónica se puede combinar con las proteínas corporales y las células grasas. La acumulación de iones de plata en el cuerpo humano puede provocar un trastorno conocido como argiria. Esta condición es causada por la ingesta masiva y prolongada de productos que contienen plata iónica o después de la ingesta masiva de plata de fabricación casera. Como resultado, los iones o grandes partículas de plata caseras quedan atrapadas en la piel y los órganos internos, dando a la piel un tono azul grisáceo. El trastorno no representa un riesgo para la salud, pero es una causa de preocupación cosmética, ya que es irreversible.

Toxicidad de la plata iónica y efectos secundarios

La biodisponibilidad, es decir, la capacidad de una droga para ser absorbida en un estado no modificado y estar a disposición de las células, suele ser discutida por diversas fuentes, ya que es un componente clave de su eficacia. El problema de la plata iónica es que, inmediatamente después de entrar en el cuerpo, interactúa instantáneamente con casi cualquier cosa, incluyendo el ácido del estómago, pero también las proteínas y los componentes celulares. Debido a esta reacción, los iones de plata se unen y se neutralizan en una proporción muy, muy alta. Esta neutralización es casi completa. Esta elevada reactividad de los iones de plata explica su toxicidad, provocando irritación y quemaduras en los órganos internos, tejidos y membranas mucosas. 

En otras palabras, para que un fármaco o solución esté biodisponible, debe conservar su forma a medida que alcanza la circulación sistémica. Por lo tanto, las afirmaciones de que la plata iónica tiene una alta biodisponibilidad son falsas. Su biodisponibilidad es prácticamente inexistente debido a su naturaleza altamente reactiva. Los iones de plata no pueden permanecer inalterados cuando alcanzan la circulación sistémica porque forman compuestos en el cuerpo.

Aunque esta naturaleza altamente reactiva de la plata iónica le da propiedades antimicrobianas, también hace que forme compuestos rápidamente en el cuerpo. Los iones de plata dejan de existir en el cuerpo una vez que se combinan con otros elementos para formar compuestos. Los compuestos como el cloruro de plata no tienen propiedades antimicrobianas para el cuerpo.

¿Qué es la plata coloidal?

La verdadera plata coloidal o plata coloidal, como se la conoce comúnmente, son nanopartículas de plata metálica suspendidas en un líquido (generalmente agua). Estas partículas no se mezclan con otros elementos. Es decir, los preparados de plata coloidal, a diferencia de la plata iónica, contienen plata metálica en esferas nanométricas hechas de miles de átomos de plata pero en un estado finamente disperso. 

Los preparados de plata coloidal son generalmente menos tóxicos, y cuando son uniformes y de tamaño pequeño casi no son tóxicos. Las pequeñas partículas de plata son absorbidas en su mayoría por las células y no tienen principalmente ningún efecto destructivo en las membranas celulares como la plata iónica. En concentraciones normales, la plata coloidal no es irritante ni cáustica como la plata iónica. Las partículas de plata coloidal son más estables, por lo que no reaccionan tan fácilmente con las proteínas y los componentes celulares.  

Es fundamental que las partículas de plata sean de tamaño nanométrico para garantizar que el cuerpo las absorba fácilmente, sean más efectivas, y también puedan excretarse sin problema.

Biodisponibilidad

Para que una sustancia esté biodisponible, debe conservar su forma a medida que alcanza la circulación sistémica. Por lo tanto, las afirmaciones de que la plata iónica tiene una alta biodisponibilidad son falsas. Su biodisponibilidad es prácticamente nula a causa de su reactividad. Aunque esta naturaleza altamente reactiva de la plata iónica le da propiedades antimicrobianas, también hace que forme compuestos rápidamente en el cuerpo. Los iones de plata dejan de existir como tales una vez que se combinan con otros elementos, y los compuestos como el cloruro de plata no tienen propiedades antimicrobianas para el cuerpo.

Las nanopartículas de plata, en cambio, pueden viajar a través del organismo mientras liberan iones de plata de su superficie. Es fundamental que los coloidales de plata tengan partículas de tamaño nanométrico para garantizar que el cuerpo las absorba fácilmente y sean más efectivas. El tamaño también facilita que el cuerpo las excrete.

¿Cómo alteran las nanopartículas de plata las paredes celulares para contrarrestar las bacterias?

Este es todavía un tema muy debatido y se requiere más investigación, pero algunas investigaciones sugieren que son los iones de plata Ag + los que tienen un efecto disruptivo en la membrana celular que conduce a la muerte del organismo.

El problema aquí radica en la distribución de los iones, ya que las soluciones de plata iónica se convierten en compuestos de plata aproximadamente 7 segundos después de la ingesta. En cambio, como ya mencionamos, las nanopartículas de plata circulan en el cuerpo liberando iones paulatinamente de su superficie. Este proceso de oxidación es más lento que el método de contacto iónico directo, pero donde se encuentran iones libres como el cloruro (suero sanguíneo, etc.), las nanopartículas de plata son un mecanismo eficaz de liberación de iones de plata debido a su bajo potencial de reactividad. Ya sea que la propiedad antimicrobiana se derive de la partícula real o de su capacidad de liberación de iones, el resultado es el mismo.

La razón por la que la mayoría de los productos son plata iónica

La asequibilidad de los materiales y la relativa facilidad con la que se puede fabricar plata iónica  es la razón principal por la que muchos productos contienen plata bajo esta forma, e incluso se comercialice seriamente y a menudo etiquetados como “plata coloidal”. 

Técnicamente, solo hace falta una pila de nueve voltios y dos cables de plata, o comprar nitrato de plata y diluirlo en agua o gel en dosis muy muy bajas para evitar el envenenamiento… El producto resultante de estos procesos puede servir, a lo sumo, para desinfectar superficies. 

Hacer un coloidal seguro, requiere conocimientos, tecnología y equipos modernos y sofisticados. Es por eso que siempre recomendamos a las personas que nos consultan – incluso desde otros países donde nuestro producto no está disponible – que siempre consigan coloidales de calidad. El mercado está inundado de productos “caseros” o de baja calidad, ya sea por el tamaño de la partícula, el contenido iónico, la calidad del agua, o la concentración. 

Elija siempre coloidales fabricados profesionalmente.

¿Cuáles son las ventajas y limitaciones de la plata coloidal sobre las soluciones de plata iónica?

Una verdadera plata coloidal tiene baja reactividad en el organismo humano, mientras que las soluciones iónicas son altamente reactivas. Los iones de plata se combinan con los iones de cloruro libres en el organismo humano en aproximadamente 7 segundos.

Si bien son útiles en ciertas aplicaciones externas, las soluciones iónicas están limitadas por su capacidad reactiva. En muchos casos, los compuestos de plata formados no son eficaces y/o son indeseables en dosis elevadas.

Los verdaderos coloidales no sufren de esta desventaja, ya que no forman fácilmente compuestos en el organismo humano.

¿Cómo afecta el tamaño de las partículas a la reacción con las nanopartículas de plata?

Muchos de los productos disponibles en el mercado hoy en día llamados plata coloidal contienen un tamaño de partículas muy grande, junto con un alto contenido iónico. Un buen coloidal contiene nanopartículas de menos de 10 nm y una concentración igual o menor a 40 partes por millón para no afectar su potencial zeta (que evita que se aglomeren).

En el caso de algunos coloides de partículas grandes y alta concentración, incluso se requiere la adición de proteínas potencialmente peligrosas para evitar la aglomeración y precipitación de partículas.

Pero el consumo de grandes partículas de plata produce muy pocos beneficios para la salud, porque durante el corto tiempo que la plata pasa a través del cuerpo, solo se libera una cantidad relativamente pequeña de iones.

El tamaño de las partículas es crucial, ya que la capacidad de las nanopartículas de plata de liberar iones (Ag +) ocurre solo en la superficie de la partícula. Por lo tanto, con cualquier peso o concentración de partículas dado, cuanto más pequeña sea la partícula, mayor será el área de superficie total.

Cuanto más pequeñas son las partículas, más superficie queda expuesta y más iones se liberan, por lo que los beneficios para la salud son mayores.

Incluso en el caso de que el contacto real con las partículas pueda resultar ser el mecanismo reactivo, el área superficial sigue siendo el factor dominante para determinar la eficacia.

¿Qué ofrece Emuná Coloidales? ¿Qué características tienen nuestros productos? ¿Cómo se diferencian de otros productos en el mercado?

Uno de los factores que hace que Emuná brinde productos de primerísima calidad es que el tamaño de partícula de nuestros coloidales va de 1 a 10 nm, y que utilizamos agua bidestilada por intercambio iónico y caldera de vapor de agua.

Dado que las nanopartículas son más pequeñas que muchas moléculas, el riñón las excreta sin dificultad y no se acumulan en el cuerpo, a diferencia de las partículas grandes y iones que se encuentran en productos de inferior calidad.

Emuná utiliza generadores de electrólisis suave con una corriente constante controlada, con lo cual las partículas se desprenden suave y gentilmente del ánodo, y son arrastradas antes de poder depositarse en el cátodo.

Una tanda de plata coloidal demora 3 días en estar lista; una de oro coloidal demora 8 días; el Electrum 10 días, y el Olympus casi dos semanas!

Por otro lado, la mayoría de los generadores utilizan un sistema de electrodos en forma de barras o de alambres, mientras que Emuná utiliza un novedoso sistema de láminas de cobre, plata y oro puras que amplían la superficie y, a diferencia de los alambres y barras, evitan una corriente eléctrica excesiva que puede resultar en la producción de partículas mayores y iones.

En la electrólisis, una cierta cantidad de iones es inevitable, pero sobre todo se vuelve mayor si la corriente es alta. Es decir, que el método ESD no solo produce partículas más grandes, sino también una mayor proporción de iones. Los métodos y tecnología de Emuná producen la mayor cantidad de partículas con la menor cantidad de iones.

Nuestros generadores también cuentan con polaridad inversa alterna, bobina Moebius, vórtice magnético con imán de neodimio, y pulsos de alta frecuencia (activación y desactivación de la corriente miles de veces por segundo). Los coloidales resultantes tienen estructura hexagonal, una alta biodisponibilidad, transparentes y sin turbidez, con una elevadísima superficie total de partículas, y el mayor potencial zeta.

Los generadores de electrólisis suave que utilizamos en Emuná dan como resultado partículas de menos de 10 nm y un potencial zeta de -60 milivoltios, que es muy alto y persiste por varios años, manteniendo el estado coloidal indefinidamente.

Por último, nuestros generadores utilizan pulso de alta frecuencia de amplio espectro modulado (incluida la frecuencia de resonancia de Schumann, la Frecuencia del Amor de 528 Hz, según lo descrito por el Dr. Len Horowitz) y otras frecuencias preferidas por los médicos homeópatas. La modulación de pulso de alta frecuencia agrega energía adicional a los átomos emitidos para evitar la atracción o aglomeración mutua y asegura el tamaño más pequeño de nanopartículas. Esta energía adicional se suma al potencial Zeta de cada partícula, lo que aumenta la longevidad y la eficacia del producto Emuná.

Deja un comentario

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - $0

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si seguís navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, Haz click en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies